Debido al proceso de fermentación que sufre el ajo morado durante su transformación, el ajo negro adquiere su sabor y olor tan  característicos a la vez que adquiere nuevas propiedades y potencia las ya existentes, entre las que destaca el tratamiento del colesterol.

Aunque el aspecto del ajo negro sigue sorprendiendo a mucha gente, se debe perder el miedo o reparo a consumirlo ya que se consume desde hace muchos años en diferentes zonas del mundo tanto por su olor y sabor como por sus beneficios y propiedades, en especial el tratamiento de la hipercolesterolemia, o aumento del colesterol en la sangre.

A simple vista, el ajo negro puede parecer un simple ajo quemado pero nada más lejos de la realidad, dichos ajos han sido sometidos a un largo y estudiado proceso de fermentación manteniendo una temperatura y humedad constantes y donde no interviene ningún tipo de aditivo químico.

Aunque hay gente que intenta hacer ajo negro de forma casera, dadas las necesidades higiénicas y de temperatura y humedad que se necesitan para su elaboración, resulta más sencillo y económico comprar ajo negro ya elaborado.

El secreto de que los beneficios y propiedades del ajo negro se multipliquen respecto a los del ajo fresco radica en su proceso de fermentación donde sus niveles de antioxidantes se multiplican.

Las dos moléculas que hacen que el ajo negro sea un gran aliado en la lucha frente al colesterol son la S-alilcisteína y la  S-alilmercaptocisteína, dos compuestos activos con grandes propiedades frente a la hipercolesterolemia.

Además, durante el proceso de fermentación del ajo negro se potencia la concentración de los siguientes elementos que benefician la salud cardiovascular de nuestro organismo: Sulfuro de dialilo, Trialil sulfuro, Disulfuro de dialilo, Polisulfuro dialilo, Selenio y una amplia variedad de antioxidantes como: alixin, N-fructosil arginina, N-fructosil glutamato y tetrahidro-beta-carbolinas entre otros.

Tal y como hemos comentado anteriormente, el ajo negro no mantiene el sabor tan fuerte del ajo fresco y además, es mucho más digestivo gracias a la S-alil-cisteína, un tipo de compuesto que es soluble en agua y que permite digerirlo mucho mejor.

Son muchos los estudios que se han realizado respecto al ajo negro y la reducción de los niveles de colesterol y en todos ellos el consumo de ajo negro estaba directamente relacionado con el descenso del colesterol malo o LDL y una disminución de la alipoproteína B, compuesto que causa un gran número de dolencias cardiovasculares.

Para aprovechar todos los beneficios y propiedades del ajo negro, los especialistas recomiendan consumir 3 dientes de ajo negro al día a poder ser en ayunas.

Algunas sugerencias para su consumo pueden ser tomarlo untado en pan, en tortilla o simplemente en crudo.

Si quieres algo más elaborado, siempre puedes pasarte por nuestra sección de recetas con ajo negro y probar alguna de ellas.

Ahora que ya sabes algunos de los muchos beneficios y propiedades del ajo negro, solo te falta comprar ajo negro para ponerlo en práctica.

Si quieres probar el ajo negro de Amefruits Gourmet o no sabes dónde comprar ajo negro, te invitamos a que visites nuestra tienda online wwww.amefruits.es y pruebes nuestro ajo negro.